lunes, 8 de septiembre de 2014

General Lee Johnny Lightning


Las mañanas de domingo en mi niñez tenían sentido gracias al General Lee; me levantaba con la ilusión de ver un capítulo, aunque fuera repetido, de los Duckes de Hazzard (en España los llamaban “El comisario chiflado”). Los saltos imposibles del General, las persecuciones, la tierra que salía debajo de las llantas del auto, los protagonistas entrando por las ventanas, las competencias, la prima sexy, todo era genial en la serie. 




La serie tiene su origen en una película del mismo productor titulada “Moonrunners”, de 1975. La película contaba básicamente la misma historia que la serie: una familia de contrabandistas de alcohol en el sur de EU que tenían aventuras alocadas. A los productores les pareció que la idea podía funcionar para una serie de televisión y decidieron hacer los Duckes con presupuesto de la Warner. Inicialmente mucha gente no creía mucho en el proyecto, pero con el tiempo se convirtió en un fenómeno. Entre el 79 y el 85 los primos Ducke repartieron el whisky ilegal que fabricaba el tío Jesee, ayudaron a los desprotegidos (especialmente chicas guapas) y burlaron al comisionado Buss Hug y al comisario Rosco P. Coltrane.




Cuando era niño pensaba que el General era un modelo del Ford Mustang, mi auto favorito de siempre. Mucho más tarde me enteré de que era un Dodge Charger ’79.  Ben Jones, quien interpretaba a Cooter, el eterno mecánico de los Duckes, afirma que durante la serie se usaron 256 autos como el General Lee, otras fuentes dicen que fueron más de 300. No todos los autos eran modelo 69, también hubo ’68 y 70’ que fueron modificados. Después de los saltos largos, los autos debían ser retirados para ser reparados; incluso en las escenas se ven los daños que sufrían al aterrizar. Los conductores que piloteaban los autos decían que los vuelos eran fenomenales, pero que los aterrizajes eran espantosos. 




Este modelo de Johnny Lightning no pertenece a la serie sino a la película “The Begunning”, de la cual sólo soporté como 10 minutos. Lo que lo diferencia del auto de la serie son las letras marcadas en las llantas. Las llantas del auto de la serie eran tipo “balón” y no tenían las letras pintadas, aunque también era BF Goodrich Radial T/A. Por otro lado, los rines del auto de la serie no eran cromados. Como los modelos que más me gustan de JL, este es un muy buen molde, pero tiene un detalle: las puertas no tienen las dos bellas hendiduras tan características del Charger. El mejor modelo de Dodge Charger que he visto en escala 1/64 es el de Greenlight, ese no escatima detalle y una versión del General en este molde sería increíble. JL tuvo varios modelos del General: el de la serie, el de la otra película, uno con salpicones de barro y tierra e incluso el Genral cuando era negro, en el primer capítulo. Con el fin de JL, los modelos de series han adquirido especial valor en internet.




Un par de datos curiosos: 1. La bocina del General toca las doce primeras notas de las famosa canción Dixie, de ese ritmo al que llamaron Dixie Land y que tuvo gran influencia en el nacimiento del jazz. 2. Los primeros tres autos usados en la serie fueron bautizados Lee 1, Lee 2 y Lee 3; el Lee 1 fue durante años propiedad de John Schneider, quien hacía el papel de Bo Ducke. 3. En el 2012 el Lee 1 la logra la absurda suma de 110 millones de dólares en una subasta de Barrett-Jackson (para ver las fotos clic aquí). Es uno de los autos que ha logrado mayor valor en un evento de este tipo. El General ha dado para tanto, que incluso el gran Johnny Cash le compuso una canción.







El número de fotos es directamente proporcional al gusto por el auto... Para finalizar, un par de videos: un documental sobre la serie, la canción de Johnny Cash (que tiene muy buenas imágenes del General y sus saltos) y un comercial reciente donde aparecen los primos Ducke en el General.




2 comentarios:

  1. Nunca miré esta serie, pero el solo hecho de llevar un número en los laterales lo haría apetecible para mi colección.
    Abrazos!

    ResponderEliminar