domingo, 13 de diciembre de 2015

Ford 1956 Rat Rod


Los Rat Rods son los Punk de los autos modificados. Cuando el Rock se volvió demasiado estilizado y sólo los virtuosos con equipos costosos podían hacerlo, los Punks volvieron a lo básico, a un par de acordes y ya, al sonido sucio, al rock hecho en casa. 


Cuando los Hot Rods se volvieron demasiado estilizados y sus precios se elevaron de forma descarada, llegaron los Rat Rods para retomar lo básico: autos modificados en casa y apuntándole más bien a la economía, como los viejos migrantes que tomaron autos viejos y baratos  y los modificaron para poder movilizarse. 


El reino del Rat Rod no es el de la pintura cuidada y los diseños exclusivos, este es el reino del óxido, de la pintura rayada, de las abolladuras, de la mezcla de partes para crear un monstrete. Lo único que comparten con sus hermanos lujosos en el potente motor.


Esta Ford ’56 tuvo la mala fortuna de caer al piso un día mientras limpiaba los carros. El resultado del golpe fue una luz trasera rota (y la partecita perdida, además) y una peladura e el guardafango. Con el tiempo la volví a conseguir nueva y pensé en cambiar esta por otro modelo en el mercado de pulgas. 


Otro día, tonteando, le probé las llantas que ahora tiene y me gustó mucho como se vio. Sin embargo, la peladura y la falta del stop no me dejaban disfrutar de ella del todo. Se me ocurrió entonces que podría pelarla aún más, agregar un poco de óxido y hacer una especie de Rat Rod o imitar los modelos de Gas Monkey Garage.


Tomé el eje original de las llantas de M2 y le puse estas llantas de Greenlight. Para que el cambio no fuera sólo en apariencia, le puse un motor de un Chevy de Matchbox que tenía por ahí. Lijé un poco la pintura y la manché, también intenté imitar el óxido, como en el Eleanor


Los stops (que se ven grandísimos) son en realidad las luces delanteras de un Hot Rod Johnny Lightning que también tuvo una historia fatal. Pinté las luces del JL, el interior y el motor...


El resultado no es del todo satisfactorio, aunque me gusta mucho. Como inicio tal vez esté bien, pero no la siento muy “creíble”, el óxido se ve un poco artificial…   


Por lo menos ahora siento que el accidente que tuvo en realidad no fue desafortunado y cuando la veo ya no quiero que se vaya, quiero que siga haciendo parte de la colección. 

viernes, 20 de noviembre de 2015

In Memory of George Barris

George Barris, Nov. 20, 1925 - Nov. 5, 2015)


Lo héroes siempre han contado con su fiel compañero que nunca los dejará abandonados: Rocinante, Silver, Tornado… En las series de TV de los 60, 70 y 80 ese compañero cambió la sangre por gasolina y aceite y la carne y músculo por latas… y George Barris estuvo allí para darles vida a algunos de los modelos que nos encantaban a muchos. Innegablemente, sus autos tenían tanto protagonismo como los héroes que los conducían e incluso a algunos nos gustaban dichas series más por los autos, las persecuciones y las piruetas que hacían que por la serie en sí. Este es un pequeño homenaje a su creatividad, a este grande de los autos modificados.


Batmobile (Batman, 1966), Hot Wheels
Sin lugar a dudas, su auto más emblemático fue el Batmobile de la serie de televisión de 1966. Fue diseñado y construido completamente por Barris sobre la base de un Lincoln Futura de mediados de los 50 y fue el que lo llevó a la fama.

General Lee (Duckes of Hazzard, 1979), Johnny Lightning 

Barris no diseñó el general Lee. Lo que sí hizo fue acondicionarlo (a todos los que se usaron en The Duckes of Hazzard) para que soportara el exceso de las filmaciones. Barris apunta que las suspensiones del Charger eran una pesadilla, pues se rompían siempre en los aterrizajes del auto, no soportaban tanto peso. El Genral Lee volaba gracias a los acondicionamientos de Barris… que Dios lo tenga en su gloria.

Striped Tomato (Starsky & Hutch, 1975), Johnny Lightning
El Striped Tomato, como lo apodaron los fans de la serie después de que Starsky lo llamara así en alguno de los episodios, también pasó por las manos de Barris. El elegido para ser el auto de los héroes de esta serie fue el fenomenal Ford Torino. El auto sufrió modificaciones tanto exteriores como mecánicas (otra vez para poder soportas el trabajo pesado de los capítulos) y tuvo tanto éxito que la Ford lo produjo en serie y fabricó 1300 Striped Tomatoes que se vendieron en un suspiro.

Ecto II(Ghostbusters II, 1989), Johnny Lightning
Las Ecto 1 y 2 también pasaron por el taller de Barris. Ya sabían que necesitarían una wagon para el equipo de Cazafantasmas, qué elementos debían ubicar en el vehículo, cuál sería su logo etc. Fue Barris quien decidió que el corcel de estos 4 valientes sería una ambulancia Cadillac de 1959… ¿acerto?... yo diría que mucho.

KITT (Knight Rider, 1982) Hot Wheels
El KITT que intervino Barris no fue el de las primeras temporadas, sino el de las finales: el KITT de persecución. Este auto hacía más cosas que el de las primeras temporadas, por eso tuvo que tener muchos acondicionamientos. En comparación con el Charger de los Duckes, la suspensión del Pontiac Trans Am era mucho más resistente y no se rompía después de los saltos… también me imagino que el auto era mucho más liviano que el General Lee.

Time Machine (Back to the Future I, 1985), Reels
Time Machine (Back to the Future II, 1989), Hot Wheels
Time Machine (Back to the Future III, 1990), Hot Wheels

Nuevamente, Barris no diseñó ni construyó la Time Machine, pero cuando esta estuvo lista, Spielberg lo llamó para que le hiciera los cambios que el auto sufriría a lo largo de las tres películas. Igual que con los autos anteriores, Barris fue el encargado de hacer las réplicas que se usarían en las exhibiciones para fanáticos. Respecto a esto, Barris afirmaba que dichas réplicas generaban cientos de inconvenientes, pues los fanáticos conocían los autos sumamente bien, tanto en los detalles físicos como en las especificaciones mecánicas y lo que esperaban ver era un auto exactamente igual al de la pantalla, cosa que muchas veces no era fácil de conseguir. Si el auto mentía en algún detalle, las críticas llovían sobre Barris.



George Barris habría cumplido 90 años el pasado 20 de noviembre, pero hace sólo dos semanas dejó este mundo. Historias sobre él hay montones, sus clientes fueron estrellas del cine y la música (el famoso Cadillac rosado de Elvis es un ejemplo), en la época fuerte de los Hot Rods Barris fue un pionero, inspiró a muchos de los diseñadores que hoy nos cautivan… Gracias George Barris por ese legado increíble que nos ha dejado… Los dejo con un enlace a su sitio web y una entrevista a este grande… Hasta la próxima.




domingo, 15 de noviembre de 2015

1937 Hot Rods: Ford, Johnny Lightning – Chevy, Hot Wheels




Los autos modificados me siguen sorprendiendo. Cuando comencé a coleccionar honestamente no me gustaban, pero con el tiempo se han ganado mi respeto, son muestra del ingenio y creatividad de los amantes de los autos. El de hoy es un face to face entre dos Hot Rods del ’37: un Ford y un Chevrolet, el primero Johnny Lightning y el segundo Hot Wheels.



El frente del Ford es visionario, pues incorpora las luces delanteras en los guardafangos y anuncia el diseño de los autos de los 40s. El frente del Chevy es más típico de los autos de los 30s, con las luces suspendidas encimas de los guardafangos. Las líneas laterales de los dos autos son realmente sugestivas.




El Ford se siente más clásico que el Chevy. Johnny Lightning no hizo modificaciones al auto original, incluso las llantas del auto son clásicas, lo único que lo distingue como un hot Rod es la calca de MoonEyes y la intensidad del tono. Hot Wheels por su parte sí modificó el molde y el Chevy se siente un poco más robusto y menos cercano al salido de fábrica.



Cuando Hot Wheels nació, en 1968, Matchbox era la reina del mercado die-cast (inició en 1953). Los MB, con todo su legado inglés, se sentían demasiado “serios” para el mercado norteamericano, que llevaba un par de décadas fascinado con los Hot Rods. Por otra parte, la principal línea de MB era la de camiones a escala 1/75. La intención de HW fue llevar los Hot Rods a escala pequeña y plantear modelos futuristas. También querían ser los die-cast más rápidos y resistentes, por eso tenían un sistema de ejes diferente y lanzaron sus líneas de pistas para probarlo. En resumen, los HW querían ser los die-cast más cool del mercado… y lo lograron en su momento.



En 1969 nace Johnny Lightning. MB, con sus nuevos competidores fuertes, se tambalea y su respuesta es su línea Super Fast. Johnny Lightning tiene toda mi admiración, especialmente en la época de Playing Mantis (1994-2004), cuando sus moldes llegaron a un nivel de detalle altísimo y la cantidad de franquicias adquiridas fue enorme. Los moldes de Johnny Lightning de esa época mostraron que la escala 1/64 podía ser más precisa y cuidada. Las técnicas de producción de ese momento también ayudaron. 



Personalmente, siempre preferí Majorette o Matchbox a Hot Wheels, me gustaban más sus terminados; MB era mi fabricante favorito… hasta que tuve un Johnny Lightning en mis manos. El primero fue un Impala ’57 que compró mi hermano en Ebay Argentina. Quedé estupefacto cuando lo sacó del blíster: todas las líneas de los 50s del frente, al lateral, la parte trasera, todo el molde resuelto en metal, nada de plástico… y las llantas en goma, el cuidado en los dos tonos de pintura y los detalles, el motor a tres colores y las proporciones de todo el auto… para mí fue algo absurdo.



Los modelos de HW no podían competir ni en broma con los de JL, excepto cuando salió su edición Hot Wheels 100%. Las proporciones de los HW básicos nunca me gustaron, me parecen exageradas y su típica llanta trasera más alta que la delantera me desespera, excepto en su línea 100%... ¿Quiere decir esto que los HW básicos, su producto estrella, no son 100% HW y que por eso son tan descuidados?... sería una canallada con sus seguidores…


En fin, el asunto es que las ediciones de HW 100% y otras ediciones de lujo de la marca dejan boquiabierto a cualquiera, son una belleza y compiten muy de frente (a veces incluso superan) con otros fabricantes como JL, Greenlight o Auto World. Qué bonito sería que los básicos de HW tuvieran un poco más de este cuidado.


Para mí la era Playing Mantis de Johnny Lightning llevó la escala 1/64 un poquito más allá y le puso la bandera a sus competidores en un lugar muy alto. La respuesta de HW fueron sus 100% y otras líneas. HW pasó al puesto de MB en otro momento y hoy en día ha perdido seguidores y franquicias importantes en parte, pienso yo, a ese descuido en sus modelos.


De estos dos modelos se podrían decir muchas cosas pero, como es costumbre, espero que las fotografías permitan al lector hacerse una idea más personal de lo que da y no da cada uno. Hasta la próxima.

jueves, 22 de octubre de 2015

DeLorean Time Machine - Hot Wheels (Edición Japonesa), Johnny Lightning, Reels

Hot Wheels

Johnny Lightning

Reels
En una de esas extrañas dimensiones del mundo geek, el 26 de octubre de 1985 tiene un papel muy especial: el hombre viaja a través del tiempo por primera vez y lo hace “con estilo”, en un DeLorean. Su primer viaje es a 1955, pero ese sólo es el inicio, pues el auto se bandeará en varios puntos en el tiempo entre 1885 y 2015. 

Hot Wheels

Johnny Lightning

Reels
La fecha de la llegada del doctor Brown y Marty McFly al 2015 fue (como ayer las redes sociales nos lo han recordado hasta el hartazgo) justamente el día de ayer, 21 de octubre de 2015.  La bandada de gente recordando la fecha en las redes sociales fue tal que lo resultaron llamando el día Volver al futuro (Back to the Future’s Day). Más allá de todos los memes que salieron a flote (el de Marty en una estación de Transmilenio me hizo reír mucho), me llama la atención que, como fecha “conmemorativa”, tiene algo que no tienen las demás, y es que no se volverá a celebrar. Tal vez jamás volvamos a ver en las redes el repetido Happy BTTF Day de hoy... "a menos que..."




Los coleccionistas nos hemos engolosinado durante años con los modelos a escala del DeLorean que, de no haber sido por la película, tal vez habría pasado por la historia del auto sin mucha pena ni gloria. Esta es otra historia que conocen todos; el auto fue diseñado por al famoso Johnn DeLorean, quien otrora trabajara para la GM y fue el gestor del famoso Pontiac GTO. La intención de DeLorean al abandonar la GM era crear un auto tan emblemático como el GTO, pero sólo logró crear un auto con un bello diseño (a mí ese futuro ochentero siempre me gustará) y muchos problemas… la que sí lo logró fue la película.




Algunas “curiosidades” de la película sacadas de YouTube: el guion fue rechazado más de cuarenta veces por diferentes productoras, incluyendo Disney; la línea del Doc. “¿Ronald Raeggan? ¿El actor?”, tuvo que ser aprobada por la casa blanca antes de aparecer en la película; quien rechaza a Marty en la audición de la escuela es el mismísimo Huey Lewis, de Huey Lewis and the News (la banda sonora de la película también aguanta bastante, Van halen, Huey Lewis and th New, Chuck Berry, Eric Clapton)… y así hay muchas más cosas (este párrafo en realidad es de relleno… qué le vamos a hacer, no soy bueno para la “parla”)…




Si me lo preguntan, me quedo con el modelo de Reels, es el más limpio y acertado en las proporciones. También es el que mejores detalles tiene (de este fabricante hablaré en otro post). El de Johnny Lightnning es robusto y muy detallado, pero al lado del Reels lo siento un poco exagerado. El de Hot Wheels (Edición Japonesa) creo que es el que tiene menos detalles, se ve más sencillo al lado de los otros. Ese es sólo mi orden de preferencias, pero los tres modelos me encantan.




En los setentas y los ochentas se propusieron muchos tipos de futuro: desolador, ultratecnológico, alienígena (la mayoría, agrestes)… hubo para todos los gustos. En ese momento, el futuro llegaría cuando se cruzara la barrera del año 2000. Según eso, el futuro empezó hace quince años, estamos en el futuro. En muchas cosas abrá coincidido y en otras no, pero si el futuro no es como lo proponían las películas, el doctor Emett Brown tiene una explicación para eso…